Hay quien opina que es simplemente decorativo, otros lo consideran divertido y algunos opinan que es un vendedor que trabaja 24 horas al día, 365 días al año –siempre y cuando abra la tienda-. Lo cierto es que el merchandising es una excelente herramienta de venta y comunicación para impulsar y dirigir la decisión de compra del consumidor hacia nuestros productos.

 Los principales aspectos positivos de la publicidad en el punto de venta son diferenciar nuestra oferta de la competencia y además entrar en contacto con el consumidor y conseguir transmitirle a través de este medio todos los valores de la marca.  Si a todo esto le unimos que cerca del 70% de las decisiones de compra se toman en el punto de venta, es fácil hacernos una idea del potencial de esta herramienta como parte clave en el proceso de compra.

 Pero además, el merchandising ejerce una función de recuerdo sobre todos los consumidores multiplicando la efectividad de las acciones de comunicación y publicidad fuera del punto de venta.

 Por último, también debemos recordar que el merchandising no es únicamente una herramienta de comunicación con el usuario final del producto. La implementación de buenos proyectos de publicidad en el punto de venta suponen una oportunidad para estrechar y establecer relaciones más duraderas y beneficiosas con el canal. Demostrándole que la marca apuesta por su punto de venta y que es un aliada en la consecución de mayores ventas, es decir, de mayores beneficios para todos.

“Al final el consumidor no sabe, o no le importa, si eres una pequeña empresa o una gran organización…se centrarán en lo que encuentren en la tienda”

Giorgio Armani.

Conoce toda nuestra PLV

 

 

+ Posts