¿Alguna vez has notado que un familiar o amigo escucha un sonido que nosotros no somos capaces de percibirlo? Nuestra capacidad auditiva puede variar en función de unos minúsculos nanoporos situados en el oído. En función del tamaño de estos agentes auditivos, cada persona es capaz de percibir el sonido de forma distinta.

Según un estudio del MIIT, los científicos han analizado y demostrado que la capacidad auditiva del oído tiene mucho que ver con la fluidez de la membrana tectoria. Se trata de una superficie en la que se ubican los diminutos nanoporos, y, según su tamaño, proporcionan a la persona una mayor o menor selectividad auditiva.

¿Qué otros factores influyen en que no todos oigamos lo mismo?

Además de la estructura propia del oído, existen otros factores que son determinantes para influir en nuestra capacidad auditiva como la edad:

  • Los niños son capaces de escucharde 16Hz a 25 kHz
  • Los ancianos pueden escuchar hasta 12 kHz

¿Adivinas quiénes son capaces de escuchar hasta 80 kHz?

Los animales, ¡efectivamente! 

 

+ Posts