El tiempo es oro. Y también es el condicionante principal que nos lleva a la mayoría a tener que pensar en los tuppers de la semana. Pero, ¿quién ha dicho que comer en la oficina sea un sacrificio? Quítate esa idea negativa porque tu cuerpo te lo agradecerá. Solo necesitas seguir estos consejos para disfrutar de tus manjares:

  • Planifica tu semana

Puedes reservar un par de tardes a la semana para preparar las comidas de toda la semana. Por ejemplo, si entre lunes y martes puedes preparar los tuppers con 3 o 4 recetas, ya tienes los platos para los cinco días y el resto de tardes sin tener que cocinar.

  • Controla las cantidades

El hecho de comer en tupper todos los días te obliga a controlar las cantidades de la comida que puedes llevarte a la oficina. Tu digestión te lo agradecerá y no notarás que vuelves a la mesa con pesadez de estómago.

  • Elige el mejor envase

Cristal siempre o los de plástico que sean aptos para calentar en el microondas.

  • Disfruta de tus compañeros

El mejor consejo para comer en la oficina es que dejes el móvil en la mesa y comas junto a tus compañeros. Disfruta de un momento de desconexión de tus tareas y, si tenéis ocasión, elegid una lista de reproducción para escuchar música de fondo mientras disfrutáis de la comida. ¡Que aproveche!

+ Posts